1 Ago. 2018

¿Qué es Bitcoin? Todo lo que tenés que saber

Te contamos todo lo que necesitás saber de bitcoin para empezar a usarlos. Aprendé qué es, cómo funciona y de dónde obtiene su valor; cómo comprar y como vender.
Dash

Bitcoin es la primer moneda digital y descentralizada. La creó Satoshi Nakamoto el 2 de enero de 2009, un personaje cuya identidad, al día de hoy, sigue siendo anónima. En 2008 Satoshi había publicado un documento conocido como white paper dónde explicaba el funcionamiento de una nueva moneda completamente digital. A los pocos meses de publicado el artículo Nakamoto lanzó la primer versión del software. Desde entonces Bitcoin se transformó en un fenómeno de escala global que dió inicio a la creación de otras miles de criptomonedas.

Bitcoin es dinero digital sin intermediarios. Bitcoin no está bajo el control de ningún banco, gobierno o institución. Los usuarios de esta red pueden enviar y recibir bitcoins sin ningún tipo de autorización previa de nadie. Es como el dinero en efectivo, pero digital. Se puede usar sin ningún tipo de restricción.

Te contamos qué es bitcoin.png

Bitcoin existe gracias a una red de usuarios que ponen sus computadoras a disposición de la tecnología. En vez de existir en un servidor central, como los servicios webs tipo Google, Facebook o Instagram, cada computadora en la red de Bitcoin ejecuta las tareas necesarias para mantenerla funcionando.

Bitcoin se puede usar para comprar y vender cualquier bien o servicio. No es ni más ni menos que un medio de pago. Alcanzó su pico de popularidad el año pasado cuando 1 Bitcoin llegó a valer 19.922 dólares; y se volvió un sinónimo de riqueza inmediata.

¿Qué es y cómo funciona bitcoin?

Bitcoin es:

  1. Un protocolo.
  2. Una red.
  3. La moneda de esa red.

El protocolo lo conforman una serie de reglas que determinan cómo funciona la red. Es el equivalente a la constitución de un país pero para la red. El protocolo sólo se puede modificar con el consenso de todos los mineros.

La red, por su parte, tiene dos funciones principales:

  1. Realizar transacciones entre usuarios.
  2. Crear nuevos Bitcoins.

Las transacciones se escriben en una base de datos pública que se llama Blockchain. Mediante criptografía y funciones matemáticas complejas garantiza que la información guardada en ella sea imposible de modificar, es decir, “inmutable”. Por otro lado, a la creación de nuevos Bitcoins se lo conoce como “minería”. Un proceso complejo que vamos a explicar un poco más adelante.

Por último está la moneda en sí misma, el Bitcoin, la primer moneda 100% digital. Para entender cómo funciona esto pensemos por un segundo en una cuenta de paypal o homebanking. El dinero que tenemos en esas cuentas no es más que un número en una base de datos. Quizá alguien tiene la ilusión que cuando hacemos una transferencia vía homebanking, un empleado del banco agarra esa suma de dinero y la saca de nuestra cuenta. Pero por más pintoresca que sea la imagen eso no es lo que sucede. Cuando hacemos una transferencia o nos depositan el sueldo, por ejemplo, lo único que cambia es un número en una base de datos. Hasta que nosotros no vamos a un cajero automático y sacamos plata ese dinero no es nuestro. Es un número en una base de un dato de un banco. En general todos confiamos en el banco que lo guarda por nosotros. Pero, si ese banco se funde antes de que retiremos el dinero, perderíamos todo.

En cambio, tener un Bitcoin significa tener el dinero. Quienes tienen Bitcoins son dueños por completo de esa moneda. No existe una autoridad que los guarda por ellos. Ni banco, ni empresa ni un gobierno. Nada. Tener un Bitcoin es tener el dinero. Bitcoin, a diferencia del paypal o el homebanking no representa dinero, es dinero. Por eso muchas veces se habla de Bitcoin como efectivo digital.

Además, se puede enviar entre usuarios y dividirse en fracciones muy pequeñas. La unidad mínima se llama Satoshi, como el creador de Bitcoin, y equivale a 0,00000001.

Un satoshi es la fracción más pequeña de bitcoin.png

Resumiendo de forma bien simple: Bitcoin es el nombre de un protocolo, una red y una moneda virtual. El protocolo dicta las reglas a la red. La red por su parte es lo que permite que la moneda exista ya que registra las transacciones y crea nuevos Bitcoins. La moneda es eso que representa un cierto valor. Este puede ser desde un Bitcoin completo a una fracción del mismo. La unidad mínima se llama Satoshi, como el creador de Bitcoin, y equivale a 0,00000001.

El 99% de las veces que escuchamos hablar de Bitcoin, se están refiriendo a la moneda.

Red P2P

Bitcoin es una red descentralizada que usa la tecnología peer-to-peer o P2P. Como explicamos, son redes que se conectan de usuario a usuario sin la necesidad de que exista un servidor central. Este tipo de redes se usan desde antes que Bitcoin y son muy comunes para descargar archivos vía internet, como por ejemplo, el protocolo de BitTorrent.

El registro de las transacciones y la creación de nuevos bitcoins son tareas colectivas que las completa toda la red en conjunto. Bitcoin es un software de código abierto, su diseño es público y no lo controla nadie; cualquiera puede formar parte de Bitcoin.

Bitcoin es una red descentralizada sin intermediarios.png

¿Por qué usar bitcoin?

Bitcoin es una forma de intercambiar valor, a través de internet, sin intermediarios. Además permite hacer pagos internacionales de forma fácil y barata, gracias a que no tiene la necesidad de cumplir con ninguna regulación de ningún país. Muchos comercios empezaron a usar Bitcoin porque las comisiones por transacción eran muy bajas, aunque eso fue cambiando junto con el aumento de la cotización de Bitcoin. Hoy por hoy hay un equipo de desarrolladores trabajando sobre un proyecto que se llama Lightning Network, un protocolo que funciona como una segunda capa sobre Bitcoin para realizar micropagos con un costo muy bajo.

Otras personas, en cambio, compran Bitcoins como una forma de ahorro o inversión esperando ganar dinero con ello. La ventaja de Bitcoin es que permite enviar o recibir valor por una red que nadie controla. Esto, por ejemplo, tiene una importancia significativa en países bajo gobiernos autoritarios, dado que permite a los habitantes tener control de su dinero más allá de las imposiciones estatales. Si bien este ejemplo puede parecer trivial, esto puede significar la chance de recibir dinero del exterior para comprar un pasaje de salida del país.

También, en países con inflación muy alta, como Argentina, Bitcoin es una herramienta de ahorro, ya que es anti-inflacionario por diseño. Actualmente existen 17 millones de Bitcoins, y sólo se van a crear 21 millones de Bitcoins, por lo que se puede considerar que es un bien “escaso”.

Cómo comprar Bitcoins

La forma más sencilla de comprar bitcoins es usando alguna plataforma que se dedique a ello. Existen varios tipos, dentro de los más conocidos están los exchanges que te permiten comprar o vender Bitcoins usando diferentes monedas. También existen plataformas más sencillas para los usuarios como Xapo o Ripio que te permiten comprar y vender en tu moneda local, pero con un precio fijo. Es lo más parecido a una casa de cambio pero de Bitcoins. Si querés una guía completa de cómo comprar Bitcoins en Ripio, podés leer este artículo.

Transferencias entre usuarios

Al principio de cuando no existían ni los exchanges ni las billeteras, lo más común era que los usuarios se intercambiaran Bitcoin entre ellos. Sin ningún tipo de mediador y de forma más manual. Todavía eso es posible gracias a sitios como Localbitcoins. Un sitio que sirve para poner en contacto compradores y vendedores, pero que en ningún momento funciona como intermediario. Hasta el día de hoy, es un método bastante usado. De esta forma se evita el pago de comisiones y se mantiene el anonimato total en las transacciones.

Bitcoin es una red peer to peer sin intermediarios.png

Las plataformas como Ripio, para poder trabajar en un marco legal, suelen solicitar información personal al momento de crear una cuenta. Aquellos que consideran esto contrario al espíritu de Bitcoin prefieren usar el método clásico. Transferir Bitcoins entre usuarios es una de las cosas más sencillas de hacer en la red y no hace falta un conocimiento profundo de la tecnología. Para esto se utiliza una billetera que es un software liviano, muy similar a una cuenta de homebanking, desde dónde se puede enviar o recibir saldo. Si estás buscando más información sobre billeteras, podés leer este otro post.

Minar Bitcoins

Se llama minería al proceso de creación de nuevos bitcoins. Para entender cómo funciona la minería tenemos que entender cómo funciona la Blockchain. Esta es la base de datos pública que lleva el registro de cada transacción de Bitcoin. Pero las transacciones no están sueltas, sino agrupadas en un contenedor que se llama bloque. Cada bloque está “encadenado” a los bloques anteriores mediante un hash que es un identificador matemático, único, que cambia ante la menor alteración de la información del bloque que representa. Y como cada bloque tiene el hash del bloque anterior, cualquier cambio mínimo cambiaría todos los bloques posteriores.

Para que cada bloque sea agregado a la cadena, los usuarios compiten entre sí resolviendo un problema matemático. Este proceso se conoce como Proof of Work (en castellano prueba de trabajo). La red de Bitcoin demanda un poder de computación enorme para resolver ese acertijo. El primer usuario que resuelve el problema, gana una recompensa en Bitcoin. Luego, transmite al resto de la red la “solución” del acertijo y todos los demás nodos de la red agregan a su copia de la Blockchain el nuevo bloque.

total-bitcoins.png

Por ahora, 12,5 bitcoins son creados cada 10 minutos. La cantidad total de bitcoins existentes es cercana a los 17 millones y el tope total de suministro es de 21 millones. Cifra que se cree se terminará de alcanzar en 2100 dado que cada 4 años la cantidad de bitcoins emitidos como “premio” a los mineros, se reduce a la mitad. A este proceso se lo denomina halving. La cantidad de emisión de Bitcoins es fija, controlada por un algoritmo que cambia la dificultad de la Proof of Work acorde a la cantidad de mineros que se sumen a la red. De esta forma la cantidad emitida se mantiene fija, hasta que se produce el próximo halving.

Billetera de Bitcoin

Los BTC se pueden almacenar en billeteras digitales o también intercambiar por bienes o servicios como si fuese dinero normal. Las billeteras son programas informáticos que funcionan de forma similar a una cuenta de homebanking. Sirven para enviar, recibir y guardar bitcoins, tienen una interfase muy sencilla y no se necesita ningún conocimiento técnico para usarlas. La principal función de las billeteras es mantener protegidas las claves privadas de los usuarios. Este tipo de clave se crean cuando un usuario configura, por primera vez, su billetera. Las claves privadas le permiten a los usuarios enviar sus bitcoins a otras direcciones.

Entrar en los detalles de cómo funciona este método puede ser algo extenso pero alcanza con decir que las claves “conectadas” entre sí. La clave pública, como dice su nombre, está disponible para que la vea cualquier usuario y es la dirección, de cada billetera, para recibir Bitcoins. La clave privada, en cambio, es la llave que permite enviar Bitcoins y por eso su seguridad es crítica. Las transacciones en la red de Bitcoin son irreversibles. Por eso, si alguien te roba la clave privada y saca Bitcoins de tu billetera, están perdidos para siempre.

La principal diferencia entre las billeteras es si te dan acceso, o no, a tus claves privadas. Las billeteras como Ripio, por ejemplo, ofrecen un servicio de custodia. Protegen tus Bitcoins con varias capas de seguridad pero el usuario no tiene acceso a sus claves privadas. Por otro lado están las billeteras propiamente dicho. Pueden ser programas informáticos, o hardware o incluso papel. La principal función de una billetera es mantener segura la clave privada de cada usuario. El almacenamiento de esta clave puede ser online, en un software local, en un hardware específico o bien en un papel. Cada método tiene sus ventajas y desventajas, cosa que ya exploramos en otro artículo. Ripio, por ejemplo, si bien no te da acceso a tus claves privadas, permite la compra de Bitcoin en moneda local. Esto no es posible desde una billetera tradicional.

Bitcoin es cuasi anónimo

Más allá de que las transacciones de Bitcoin están registradas en la Blockchain ningún tipo de información personal del usuario está asociada a esa dirección. Por lo tanto, los nombres de vendedores y compradores, jamás se revelan. Esta característica durante mucho tiempo le dió la protección necesaria a usuarios que buscaban comprar y vender cosas sin ser identificados. Con el paso del tiempo las autoridades de diferentes países desarrollaron métodos de identificación para buscar a criminales que usaban la red.

Hoy no se considera a Bitcoin una criptomoneda anónima. La Blockchain es totalmente transparente y todas las transacciones están disponibles para cualquiera que quiera revisarlas. Pero, como dijimos antes, las transacciones se hacen desde direcciones identificables pero sin datos personales. Esto la convierte en una moneda seudo anónima. Si bien las direcciones no tienen datos personales, el hecho de que sean públicas permite alguna forma de rastreo de las transacciones.

Por esto mismo, existen otros proyectos que tienen una fuerte inclinación hacia el anonimato total, como por ejemplo Monero que esconde toda la información de sus transacciones incluidas las direcciones de cada billetera.

Cómo obtiene su valor

El valor de bitcoin es como el de cualquier otro activo del mundo, está basado en la confianza que la gente tiene en él. No tiene una valuación determinada por relación a otra moneda. Ni ningún tipo de respaldo. El valor lo obtiene del propio mercado que lo determina mediante la oferta y la demanda. A lo largo de su historia Bitcoin tuvo un montón de variaciones y pasó de valer algunos centavos hasta casi 20 mil dólares. Hoy cotiza bastante abajo de esa cifra, tal como se puede ver en el cuadro de abajo. Para seguir la cotización histórica de Bitcoin se puede recurrir a Coinmarketcap una página que elabora un índice actualizado del precio y que funciona como referencia.

El futuro de Bitcoin

Nadie puede decir que va a pasar con Bitcoin. Si algo destaca a esta moneda es la capacidad de derribar mitos tanto de los detractores como de los más fervientes seguidores. Mientras que su potencial disruptivo es innegable, nadie puede predecir cuál será su destino final. Mientras que algunos gobiernos ya están regulando su uso otros deciden no intervenir y ver que puede llegar a suceder. La inestabilidad y las oscilaciones extremas en el precio también son un factor de preocupación para los usuarios.Sin embargo, nadie puede negar el potencial disruptivo de esta tecnología. Su aparición, por ejemplo, dio pié a la creación de otras cientos de criptomonedas. Además, fue el primer caso de uso de la tecnología Blockchain, para la cual se siguen investigando nuevos usos y posibilidades.

Bitcoin es lo más cercano que tenemos al efectivo en digital y es no es menor, sobre todo, si tenemos en cuenta el panorama global.Los gobiernos cada vez rastrean más los flujos del dinero fiduciario digital. Todas las instituciones que median la relación entre usuarios, además de cobrar sus servicios, pueden de un día a otro dar de baja su servicio a un grupo de usuarios o a un país. La digitalización del dinero le da más poder a los que ya lo tienen: los bancos y los gobiernos.Mientras tanto Bitcoin sigue siendo la principal alternativa para los usuarios de a pié. Eso, ya es mucho decir.

confeti Registrarme en Ripio

Patean el hard fork de Ethereum

Fortnite aceptará Monero en su tienda digital

A Monero no le importa institucionalizarse