28 Dic. 2018

A Monero no le importa institucionalizarse

A la criptomoneda más anónima que existe no le importa ser reconocida por las instituciones ni tener mala fama
Dash

Monero es una de las principales criptomonedas anónimas. De hecho, comparte el podio junto con ZCash y Dash. El uso de Bitcoin popularizó la noción de que era una criptomoneda anónima, sin embargo, eso no es cierto. Bitcoin utiliza seudónimos para proteger la identidad de sus usuarios pero al basarse en un registro público estos se encuentran disponibles para cualquiera que quiera revisarlos. Por lo tanto, con un poco de investigación y las herramientas adecuadas, es técnicamente posible rastrear transacciones y flujos de dinero a través de la red de Bitcoin.

Esto, en cambio, es imposible con una criptomoneda del estilo de Monero. El modelo de ofuscación de información desarrollado por este sistema, permite enviar y recibir criptomonedas de forma completamente anónima.

Ahora bien, este tipo de prácticas convierte a Monero en una herramienta para actividades ilícitas. Por eso, otras criptomonedas anónimas para evitar esto, tienen un nivel de colaboración amplio con oficinas gubernamentales. Tal es el caso de ZCash y Dash.

Podemos decir entonces que el submundo de las criptomonedas anónimas está dividido por una disputa fundamental: ser completamente anónimas versus ser aceptadas por entidades de control. Mientras que las recién mencionadas eligieron el camino de la aceptación, con el objetivo de poder “escalar”, Monero, en cambio, eligió el camino del "anonimato total".

A monero no le importa la mala fama

Sin embargo, esto dejó pegado el nombre de Monero con varias actividades ilegales o delictivas. Basta hacer una leve búsqueda en el reconocido motor Google para comprobarlo. Por ejemplo a principios de 2018 varios informes señalaron a Monero como la cripto utilizada por Corea del Norte para hacer cryptojacking y minar de forma ilegal en computadoras infectadas.

El conocido desarrollador de Monero, Riccardo "Fluffypony" Spagni, sostuvo que lo “ilegal y lo inmoral” son conceptos subjetivos y difieren entre diversas las culturas y/o jurisdicciones políticas. Por eso, es casi imposible operar sin romper alguna ley o algún código moral en algún lugar del mundo, sostuvo.

"Cuando empezó, Bitcoin tuvo muchas más transacciones ilegales que usos positivos. Pero superó esa etapa y estoy seguro de que Monero también lo hará", dijo el desarrollador.

Además señaló que cada ser humano es responsable de sus actos y Monero es, tan sólo, una herramienta.

confeti Registrarme en Ripio

Patean el hard fork de Ethereum

Fortnite aceptará Monero en su tienda digital

A Monero no le importa institucionalizarse