23 Oct. 2018

Qué es Ethereum

Te contamos los fundamentos y las utilidades de la plataforma de smart contracts
Dash

Ethereum es una plataforma para ejecutar contratos inteligentes basada en blockchain: funciona con la misma tecnología que soporta Bitcoin solo que en vez de usarla para crear un registro contable la utiliza para ejecutar programas. Esta diferencia no es menor, y en este artículo intentaremos explicarte por qué.

Cómo funcionan los contratos inteligentes en Ethereum

Un contrato, incluso el más común y corriente, registra los términos de una relación. Y aunque no existe una garantía de su ejecución, sí hay un sistema legal que avala los contratos y castiga a quien los rompe o incumple. Podemos afirmar, entonces, que los contratos funcionan bajo el imperio de la ley.

Los smart contracts apuntan a cumplir la misma función, pero en vez de estar sostenidos por la ley garantizan su cumplimiento con métodos criptográficos. La clave reside en que son programas que se ejecutan exactamente como fueron programados por sus creadores.

Los podemos entender como una especie de expendedora digital. Básicamente, estas máquinas están programadas para que, cuando reciben cierto input, devuelvan determinado output. El ejemplo más clásico es la expendedora de bebidas, donde alguien pone una moneda (input) y recibe a cambio una lata de gaseosa (output).

En el caso de Ethereum, un usuario podría programar un contrato donde si se cumple determinado input, el programa responderá ejecutando una tarea. Por ejemplo, un smart contract con la condición de que cuando llegue fin de año le envíe 8 ethers a un amigo.

A diferencia de los contratos tradicionales, los inteligentes se ejecutan exactamente como fueron programados. Y si bien Ethereum es una plataforma creada específicamente para este tipo de contratos, la idea es que no sean usados de forma aislada sino como una herramienta base para crear aplicaciones descentralizadas o “dapps” (decentralized applications).


Ether el token de la plataforma Ethereum

Aplicaciones descentralizadas en Ethereum

Pensemos por un momento cómo funcionan los servicios de internet. Por ejemplo Google Drive. Cada vez que nos conectamos a este servicio para abrir, editar o eliminar un documento, lo que realmente sucede es que como usuarios nos estamos conectando a un servidor de Google que nos habilita ese servicio. Toda “nuestra” información, en realidad, está alojada en un servidor de la empresa.

Lo mismo pasa con aplicaciones, por ejemplo, de redes sociales. Cada vez que subimos una foto a Instagram, escribimos un post en Facebook o discutimos con alguien por Twitter, lo que hacemos es depositar esa foto, texto o porción de información en el servidor de dicha empresa. También sucede lo mismo con nuestras cuentas de home banking. Cada vez que usamos un servicio nos estamos conectando a un servidor.

Este sistema se propagó gracias a lo sencillo que resulta para el usuario, pero tiene algunos problemas. Si bien no a todos les importa que su información esté en poder de una empresa privada, cada vez que esa compañía sufre un ataque informático todo lo almacenado en sus servidores queda a merced del atacante.

Por otro lado, ¿qué pasaría si Google decide, unilateralmente, dejar de prestar servicios a un país? O si tiene una presión enorme de un gobierno para hacerlo, como sucede en China. De la noche a la mañana perderíamos el acceso a todas nuestras fotos, documentos e información. Éste es el talón de Aquiles del sistema centralizado.

Esta actual arquitectura de la red es, incluso para pioneros de internet como Brian Behlendorf, un gran problema. Internet debería ser descentralizado para garantizar su seguridad y resiliencia. Ya sea frente a la censura, para cubrirse ante el cierre de una empresa o para devolverle al usuario control sobre su información.

Ethereum intenta suplir esa falencia mediante un sistema de computación descentralizado. Su función principal es la de proveer una computadora global, donde no exista una autoridad o servidor principal sino que todas las tareas son ejecutadas en diferentes nodos de una red p2p. Volviendo al ejemplo de Google Drive, a diferencia de cómo funciona ese sistema, si usáramos Ethereum para una plataforma del mismo estilo cada vez que se modifique un documento cada nodo de la red guardará esa información. De esta forma, tendríamos un cuaderno de notas completamente descentralizado.

En caso de funcionar, y gracias a esta tecnología de smart contracts, Ethereum devolvería el control de esos datos a cada usuario y los derechos creativos a cada autor. En teoría, podría combinar el control de cada uno sobre la propia información con la facilidad de acceso que permitió la era digital.

Ether (ETH), el token de Ethereum

Más allá de que Ethereum no tenga dueño, el sistema que sostiene su funcionalidad no es gratis. La red se vale de ether (ETH), su propio token, que se puede usar para pagar la cantidad de recursos computacionales que una aplicación o programa necesita para funcionar.

Como el bitcoin, el ether es un activo digital que no necesita ninguna autoridad que apruebe o procese una transacción. Solo que en vez de funcionar como una moneda digital o como un sistema de pago sirve para proveer “combustible” a las aplicaciones descentralizadas de la red. Volvamos al ejemplo del cuaderno de notas descentralizado: cada vez que se haga un cambio en un documento, se debería pagar una comisión en ether para que la red procese el cambio.

Las transacciones de Ethereum suelen calcularse en “gas”, que es una unidad de medida para establecer un precio a la comisión por la cantidad de poder computacional requerido para ejecutar una acción. Ese “gas” se paga con ether.Además de éstas, hay otras diferencias entre ambas plataformas cripto. Por ejemplo, que Bitcoin tiene un tope de 21 millones, en tanto que ether no. Y de hecho nadie tiene muy claro cuántos ETH existen en total. Se sabe que 60 millones ya fueron comprados por usuarios en la campaña de lanzamiento en 2014 y que cada 12 segundos hay 5 ETH nuevos que aparecen como recompensa para los mineros que confirman las transacciones. Esto da un cálculo de unos 18 millones de ETH nuevos al año.

Conclusión

En el artículo de hoy repasamos de qué se trata Ethereum a través del concepto de contrato inteligente con aplicación descentralizada. Además revisamos el funcionamiento de ether, el token de la plataforma. Esperamos que les haya sido útil.

Ante cualquier duda o consulta que tengan, no duden en comunicarse con nosotros. Lo pueden hacer vía mail a [email protected] o bien en nuestra comunidad.

confeti Signup at Ripio

Qué es un token y cómo funciona

Qué es Bitcoin

Cómo elegir tu wallet de Bitcoin